martes, 18 de junio de 2013

Cherry Pie - Tarta de cerezas




Es tiempo de cerezas, y buscando en mi libreta de recetas he rescatado esta que hacía tiempo no la preparaba (de ahí que no haya salido redonda perfecta) pero bueno el sabor es lo que vale.
Necesitamos para la masa:
- 300 gr. de harina
- 60 gr. de azúcar
- 150 ml. de leche fría
- 225 gr. de margarina
- 1 sobre de levadura en polvo
- 1 cucharadita de canela en polvo
- unas gotas de esencia de vainilla
- una pizca de sal
Para el relleno:
- 500 gr. de cerezas (pesadas con hueso)
- 2 cucharadas de azúcar
- 1/2 copa de licor (coñac, ron, whisky, aguardiente...o lo que tengáis a mano)
- 1 cucharada de mermelada de cerezas u otra (opcional, sirve para que la masa no se moje si las cerezas han soltado mucho jugo)
Empezamos limpiando y deshuesando las cerezas, las colocamos en un bol, añadimos el azúcar y el licor, tapamos y dejamos en la nevera 24 ó 48 horas.
Para la masa mezclamos la harina con el azúcar y levadura, añadimos la margarina y con las manos, vamos formando una masa que quedará granulada. Ahora añadimos la canela y la esencia de vainilla, iremos añadiendo la leche poco a poco, igual no la necesitamos toda, veremos que la masa se va volviendo elástica, no debe quedar muy seca. La ponemos encima de la mesa con un poco de harina para amasar bien y que quede todo bien mezclado, hacemos una bola y la envolvemos en film. Lo dejamos en la nevera una hora mínimo.
Pasado el tiempo de reposo la sacamos de la nevera, le cortamos una tercera parte, que utilizaremos más adelante para la parte superior, que volvemos a envolver y guardar en la nevera. Para trabajar la masa ponemos un poco de harina en la mesa de trabajo, la bola encima y rodillo en mano empezamos a estirar, formando un círculo de tamaño suficiente para el molde, éste lo engrasamos un poco y espolvoreamos harina y colocamos la masa encima. Recortamos los sobrantes de los bordes y los guardamos en la nevera con la otra masa.
Sacamos las cerezas de la nevera, si vemos que ha quedado mucho jugo ponemos la mermelada en el fondo de la masa, también se puede untar con yema de huevo, y le vamos esparciendo las cerezas con cuidado de no echar el jugo. Mientras vamos a preparar la parte de arriba con la otra masa, ponemos la masa con cerezas en la nevera.
Volvemos a hacer uso del rodillo y estiramos la masa y cortamos en tiras suficientemente largas como para ponerlas encima la tarta, que volvemos a sacar de la nevera, y las vamos cruzando, las unimos a la base y cortamos lo que sobre. Ponemos en marcha el horno a 220ºC, con un pincel pintamos la tarta, yo utilizo el jugo de las cerezas pero también se puede hacer con una yema de huevo y leche.
Ponemos en el horno 10 min, transcurridos estos bajamos la temperatura a 180ºC y lo dejamos 30 min. más.
Si os ha sobrado algo de masa podéis hacer unas galletas.

Bueno, habían más galletas (las pruebas las migas), dejé a mi marido encargado de hacer las fotos pero veo que además hizo una prueba de calidad (si me despisto se las come todas).